Sin timón

Esta noche que sopla un viento leve empiezo a comprender que no existen certezas, que no existe timón.

Me sorprendo desenterrando mis miedos, poniéndoles el ancla y echándolos al fondo del mar. Atándolos al origen, a mi punto de partida, para tenerlos localizados y ser yo quien los encuentre cuando me pregunte qué camino recorrí, qué batallas vencí.

Espérame, por favor, que esta noche sopla un viento leve y pretendo navegar, y quiero hacerlo sin pensar si habrá puerto ni tierra cuando me atrape la mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s