¡Bú!

Como el pastor que al despertar ha perdido sus ovejas. Como la esquina donde según nacen las palabras, el viento las aleja. Como la noche silenciosa que desvela que Venus también gime y se recrea. Como el banco del parque que ya no volverá a ser rincón de nadie.

Así me siento hoy.

Como una ilusión atrapada en un bostezo.

Como el traje sin planchar de la estupidez.

Como un gorro sin cabeza.

Como las venas saturadas de inconsciencia.

Como el verbo sangrar teñido de azul.

Como un planeta zarandeado por su cielo.

Como la copa donde las nubes derraman historias que yo solita alimento.

¡maldita sea cuarenta y siete veces!

porque aunque las espinas se atisben a distancia no puedo evitar andar descalza

porque la esperanza de mi vértigo es acabar sumergida en un agua inventada

porque mis fantasmas se aburren entre saldos de armaduras

porque su tarita de fábrica es la necesidad de remangarse la sábana

porque su susto tiene más de chupito de ron con miel que de susto.

Maldita mi manera absurda de andar desnuda.

Maldito el portazo y maldita su corriente.

Malditas las ganas a medias.

Maldito el riesgo de convertirse en bicho bola ante tanto idiota.

Maldito el que no vea que la plaga abunda.

Maldito el muro que levantas entre tú y mi mundo.

Maldita mi renuncia a vivir de puntillas en este mundo de grises

bu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s