ALAS

Dejarlo pasar. Sin miedo a que aparezca. Sin miedo a que se quede.

Un pájaro paciente que me presta sus alas. Su espera. Mi confianza.

El rugido de un bello gigante. Del león en la sabana.

África.

Y tras aquella puerta, tras aquel vacío, tras aquel enigma, una convulsión, un viaje.

Un sol que despistado pierde y recoge un rayo.

Un sol que se presta a mi juego y me confía su ánimo. Mariquitas colosales. Mi juego por debajo de sus patas. Una trucha templada. Una gota gigante de agua me alberga. Sirenas. Los árboles danzando al viento y una familia entera de llamas, preocupadas por sus pequeños. Sus clases magistrales de danza.

Cánticos que retumban de un ejército de hormigas.

Elefantes.

Amar. Amor.

Seres transparentes. Sabios. Un abrazo que te funde. Mensajes que saben más de nosotros que uno mismo. Mensajes que nos hacen cuidarnos, que nos resuelven un mapa, que nos revelan la vida.

Desnudez.

La nada.

Y sólo después, la verdad.

Compartir como medio, compartir como fin. Dejarse estar, dejarse ser.

Y al final, las alas.

La magia.

Gracias, David.

2 respuestas a “ALAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s