El crujir de las hojas secas

《 Caminaba hacia su casa con la única compañía del crujir de las hojas secas y una marejada de dudas. Era inquietud de los pies a las pestañas, pero la costumbre y los años habían difuminado el desazón de los interrogantes que palpitaban con fuerza.
La vida le sabía a metáfora, a lienzo vacío, a paleta de colores, a diana que espera ser acribillada con dardos de emociones. La reducía al sentido que su existencia tomaba en cada momento. Jugaba con la vida, nunca había conseguido digerirla de otra manera.

Empezó a llover. Agachó la cabeza y aligeró el paso tratando de avanzar entre una multitud que profanaba a la amistad verdadera…》

Diciembre 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s