vaya con la maldita valla

Me consume este cinismo, este egoísmo, esta falsa moral.
Qué sencillo resulta levantar la voz expresando a gritos nuestro repudio hacia castigadores de circos y pavorosos personajes que arrancan la piel a pedazos a todo mártir que no es de su devoción o condición.
Ahora bien… si abandonamos el papel de crítico espectador e intentamos canalizar el grito a través de nuestra propia voz recordando que formamos parte de este cuento, comienza nuestro concierto de tartamudeos y dubitamos si será mejor opción callar en lugar de postular calumnia para el castigador.
Al final resulta que Hobbes tenía razón y ni el mejor actor en su papel de santo se salva de asomar la pezuña por debajo.

Quitar la valla antipersona de Melilla, ¡Qué Barbaridad!
En pleno siglo XXI, presumiendo de regirnos por una progre conciencia de samaritano humanista que aboga por el derecho de todo ser a una vida digna mientras repetimos el mantra ‘vive y deja vivir’, aprovechamos las pausas de nuestro pregón de principios adoptados para excluir como seres a quienes, si quieren tener alguna posibilidad de vida, se ven obligados a partir desde cero.
Parece que la fábula de la liebre y la tortuga fuese más un cuento de miedo que nos hace temblar de hipocresía cuando sospechamos que ¡hablan en serio! al proponer defender los derechos humanos.
Ocupadísimos en autoconvencernos de nuestra buena fe, lavando nuestras dudas entre limosnas y gestos que no nos comprometen, olvidamos plantearnos si difamábamos o hablábamos en serio cuando criticábamos el castigo despiadado que ejerce el mundo entero hacia quienes tienen la mala suerte de nacer tras unos alambres mutilantes y varios cientos de funcionarios que subsanan el mínimo error de los mismos.

Cada uno que duerma consigo mismo y con su conclusión acerca del hilo, que no pende, entre sus principios y el derecho a la vida.
Ese derecho que, a la hora de la verdad , nos resulta tan catastrófico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s