Tumbando cánones

Cuando la meta de reencarnar un objeto perfecto a gusto del consumidor se reduzca a una ironía, nos sentiremos libres, nos sentiremos vivos. Pero eso solo ocurrirá cuando nosotros, como consumidores, nos permitamos escapar de los crueles estereotipos que nos gobiernan con el consentimiento de nuestra vulnerabilidad. Vulnerabilidad que hace posible que este mundo sea maleable al antojo de unos pocos. Antes será imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s