Ser tonto o no serlo

Ser tonto o no serlo? Dícese, de siempre, q la ignorancia conduce a la bendita felicidad. Qué pasa con aquellos que continuamente dejan que pensamientos, dudas, miedos, retos, cambios… se interpongan en su búsqueda y se motivan pensando que la felicidad, vista desde un escalón más alto, se siente más cercana, verdadera e intensa? Será eso cierto? Qué camino recorre esa escalera, llenita de escalones alcanzados y escalones pacientes, sino un mapa que vamos pintando, tachando y borrando de lo que nos desvela el descubrimiento de nuestro autoconcepto? Según voy viviendo y aprendiendo me doy cuenta de que cada vez sé menos y doy la bienvenida a nuevas dudas. Esto puede crearle a uno cierto miedo y cierta angustia. Está claro que la búsqueda, caprichosa, igual que nosotros, siempre va a cambiar el foco perseguido. Está claro que si nos obsesionamos con encontrar algo magnífico y estático llegaremos al final defraudados. Está claro que nada es definitivo, que no se puede vivir buscando un mañana perfecto, porq siempre existe otro mañana ligado a un nuevo reto. Si volvemos la vista atrás, está claro que lo único que cuenta es S A B O R E A R el camino, deteniéndonos a cada paso a contemplar y disfrutar los pequeños detalles que nos hacen sentir por sí mismos. Está claro que debemos ser fieles y escuchar con atención lo que cada momento, antes de escapar, nos susurra y nos hace vivos. ¿Se acercará esta ‘tan permeable’ manera de vivir al secreto que guarda esa palabra mágica llamada felicidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s